Uncategorised

Cantidad de artículos:
6

Template Features

Cantidad de artículos:
5

Sample Pages

Cantidad de artículos:
8

Sample Blog

Cantidad de artículos:
8

Editoriales Caminemos Juntos

Cantidad de artículos:
9

Demo Popular Article

Cantidad de artículos:
3

Reflexiones del Día del Señor

Cantidad de artículos:
63

Actualidad

Cantidad de artículos:
2

Espiritualidad

Cantidad de artículos:
4

Familia y Vida

Cantidad de artículos:
1

Sagradas Escrituras

Puesto que la Escritura es la palabra de Dios escrita, sus contenidos son verdades divinamente garantizadas, reveladas ya sea en el sentido amplio de la palabra o en el estricto. Además, puesto que la inspiración de un escrito no se puede conocer sin el testimonio divino, Dios debe haber revelado cuáles son los libros que constituyen la Sagrada Escritura. Además, los teólogos enseñan que la Revelación cristiana estaba completa con los Apóstoles, y que su depósito fue confiado a los Apóstoles para guardarlo y promulgarlo. Por lo tanto, el depósito apostólico de la revelación no contenía meramente la Sagrada Escritura en lo abstracto, sino también el conocimiento sobre sus libros constituyentes. La Escritura, entonces, es un depósito apostólico confiado a la Iglesia, y a la Iglesia pertenece su legítima administración. Esta posición de la Sagrada Escritura en la Iglesia implica las siguientes consecuencias:

(1) Los Apóstoles promulgaron tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento como un documento recibido de Dios. Es anteriormente probable que Dios no lanzaría su Palabra escrita sobre los hombres como una mera fruta arrastrada por el viento, proveniente de una autoridad desconocida, sino que confiaría su publicación al cuidado de aquellos que Él estaba enviando a predicar el Evangelio a todas las naciones, y a quienes les había prometido estar con ellos por siempre, incluso hasta la consumación del mundo. En conformidad con este principio, San Jerónimo (De Script. Eccl.) dijo del Evangelio según San Marcos: “Cuando Pedro lo oyó, ambos lo aprobaron y ordenaron que se leyera en las iglesias”. Los Padres testifican la promulgación de la Escritura por los Apóstoles donde tratan sobre la transmisión de los escritos inspirados.

(2) La transmisión de los escritos inspirados consiste en la entrega de la Escritura por los Apóstoles a sus sucesores con el derecho, el deber y el poder de continuar su promulgación, de preservar su integridad e identidad, de explicar su significado, de usarla para ilustrar y probar la enseñanza católica, de oponerse y condenar cualquier ataque a su doctrina, o cualquier abuso de su significado. Podemos inferir todo esto por el carácter de los escritos inspirados y la naturaleza del apostolado; pero también es atestiguado por alguno de los importantes escritores de la Iglesia primitiva. San Ireneo insiste sobre estos puntos contra los gnósticos, quienes apelaron a la Escritura como a documentos históricos privados. Él excluye la opinión gnóstica, primero al insistir en la misión de los Apóstoles y en la sucesión en el apostolado, especialmente según visto en la Iglesia de Roma (Haer., III, 3-4); segundo, al mostrar que la predicación de los Apóstoles continuada por sus sucesores contiene una garantía sobrenatural de infalibilidad a través de la morada del Espíritu Santo (Haer., III, 24); tercero, al combinar la sucesión apostólica y la garantía sobrenatural del Espíritu Santo (Haer., IV, 26). Parece claro que, si la Escritura no puede ser considerada como un documento histórico privado debido a la misión oficial de los Apóstoles, debido a la sucesión oficial en el apostolado de sus sucesores, y debido a la ayuda del Espíritu Santo prometido a los Apóstoles y sus sucesores, la promulgación de la Escritura, la preservación de su integridad e identidad, y la explicación de su significado debe pertenecer a los Apóstoles y sus legítimos sucesores. Los mismos principios fueron defendidos por el gran doctor alejandrino, Orígenes (De princ., Praef.). “Que sólo”, dice él, “se debe creer como verdad lo que no difiere en nada de la tradición apostólica y eclesiástica.” En otro pasaje (in Matth. tr. XXIX, n. 46-47), él rechaza el alegato presentado por los herejes “tan a menudo como presenten Escrituras canónicas en que todos los cristianos concuerden y crean”, que “en las casas esté la palabra de verdad”; “pues de ella (la Iglesia]] solamente ha salido el sonido a toda la tierra, y sus palabras hasta el fin del mundo”. Que la Iglesia africana concuerda con la alejandrina es claro por las palabras de Tertuliano (De praescript., nn, 15, 19). Él protesta contra la admisión de los herejes “a cualquier discusión tocante a las Escrituras”. “Primero se debe proponer esta pregunta, que es ahora la única a ser discutida, “¿A quién pertenece la fe misma?, ¿de quién son las Escrituras?... Pues las verdaderas Escrituras y las verdaderas exposiciones y todas las verdadera regla cristiana estarán donde estén tanto las verdaderas reglas y fe cristianas”. San Agustín endosa la misma posición cuando dice: “Yo no le creería al Evangelio excepto sobre la autoridad de la Iglesia Católica” (Con epist. Manichaei, fundam., n. 6).

3) En virtud de su promulgación oficial y permanente, la Escritura es un documento público, cuya autoridad divina es evidente para todos los miembros de la Iglesia.

(4) La Iglesia necesariamente posee un texto de la Escritura que es internamente auténtico, o substancialmente idéntico al original. Cualquier forma o versión del texto, cuya autenticidad la Iglesia ha aprobado ya sea por su uso universal y constante o por una declaración formal, disfruta del carácter de autenticidad externa o pública, es decir, su conformidad con el original no puede ser meramente presumida jurídicamente, sino que debe ser aceptada como cierta debido a la infalibilidad de la Iglesia.

(5) El texto auténtico, legítimamente promulgado, es una fuente y regla de fe, aunque permanece sólo como un medio o instrumento en las manos del cuerpo docente de la Iglesia, el cual es el único con el derecho a interpretar autoritativamente la Escritura.

(6) La administración y custodia de la Escritura no se confía directamente a toda la Iglesia, sino a su cuerpo docente, aunque la Escritura misma es propiedad común de los miembros de toda la Iglesia. Aunque el uso privado de la Escritura está opuesto al hecho de que es propiedad común, sus administradores están obligados a comunicar su contenido a todos los miembros de la Iglesia.

(7) Aunque la Escritura es propiedad eclesiástica solamente, aquellos fuera de su límite la pueden usar como medio de descubrir o entrar a la Iglesia. Pero Tertuliano muestra que ellos no tienen derecho a aplicar la Escritura a sus propios propósitos o a tornarla contra la Iglesia. Él también enseña a los católicos cómo disputar el derecho de los herejes a apelar del todo a la Escritura (por una especie de objeción), antes de argüir con ellos sobre puntos únicos de la doctrina bíblica.

(8) Los derechos del cuerpo docente de la Iglesia incluyen también el de emitir y poner en vigor decretos para promover el uso correcto, o prevenir el abuso de la Escritura. Sin mencionar la definición del Canon (vea Canon del Nuevo Testamento), el Concilio de Trento emitió dos decretos respecto a la Vulgata, y un decreto respecto a la interpretación de la Escritura. (Vea exégesis bíblica, hermenéutica, y esta última aprobación y sanción fue repetida de forma más concluyente por el Concilio Vaticano I (Ses. III, Conc. Trid., Ses. IV). Las varias decisiones de la Comisión Bíblica derivan su poder coercitivo del mismo derecho del cuerpo docente de la Iglesia (cf. Thomas Stapleton, Princ. Fid. Demonstr., X-XI; Wilhelm y Scannel, “Manual de Teología Católica”, Londres, 1890, I, 61 ss.; Scheeben, "Handbuch der katholischen Dogmatik", Friburgo, 1873, I, 126 ss.).

Cantidad de artículos:
5

Noticias

Cantidad de artículos:
0

Desde México

Cantidad de artículos:
0

Año 2015 México

Cantidad de artículos:
1

Año 2016 México

Cantidad de artículos:
12

Año 2017 México

Cantidad de artículos:
7

Desde el Vaticano

Cantidad de artículos:
0

Año 2015 Vaticano

Cantidad de artículos:
29

Año 2016 Vaticano

Cantidad de artículos:
461

Año 2017 Vaticano

Cantidad de artículos:
194

Año 2018 Vaticano

Cantidad de artículos:
161

Año 2019 Vaticano

Cantidad de artículos:
78

Catecismo

Las verdades de la fe cristiana que todo creyente debe conocer para vivir la reconciliación y salvarse están compendiadas en el Catecismo. Ésta es una versión básica de las verdades fundamentales de la fe que debemos conocer, aprender y poner por obra, para dar buen fruto.

 

Primera Parte

La Obra de la Reconciliación:

La Creación
El Pecado original
La Obra de la Reconciliación: El Señor Jesús
La Virgen María
La Misión del Señor Jesús
El Señor Jesús vendrá
El Espíritu Santo
La Iglesia Católica
La Comunión de los Santos
María Madre de la Iglesia
El Perdón de los Pecados
La Resurrección de los Muertos
La Vida Eterna

 

Segunda Parte

La Celebración del Misterio Cristiano:

Los Sacramentos de la Iglesia
El Bautismo
La Confirmación
La Eucaristía
La Reconciliación
El Orden Sacerdotal
El Matrimonio
La Unción de Enfermos

 

Tercera Parte

La Vida Cristiana

Las Bienaventuranzas
La Dignidad de la Persona
Moralidad de los Actos humanos
La Conciencia moral
Las Virtudes
El Pecado
El Cristiano y la Sociedad
La Ley moral
Gracia y Justificación
La Iglesia Madre y Maestra
Los Diez Mandamientos

 

Cuarta Parte

El Cristiano y la Oración:

La Oración en la Vida Cristiana
Cómo debemos orar
El Padrenuestro

 

Quinta Parte

Respuestas a dudas frecuentes:

¿Por qué hay que bautizar a los niños?
¿Por qué la cruz es el símbolo de los cristianos?
¿Los católicos "Adoramos" a la Virgen María?
¿Está Cristo presente en la Eucaristía?
¿Por qué debo confesarme con un ser humano?
¿Por qué los sacerdotes no se casan?
¿Qué es una herejía y cuáles son las más importantes?
¿Por qué la Biblia debe ser interpretada por la Iglesia?
¿Por qué los divorciados vueltos a casar no pueden comulgar?
¿Por qué las mujeres no pueden ser sacerdotes?
¿Por qué no las relaciones prematrimoniales?

 

 

Cantidad de artículos:
46

Tiempo Litúrgico

Cantidad de artículos:
0

Tiempo de Adviento

Cantidad de artículos:
35

Adviento 2016

Cantidad de artículos:
4

Adviento 2017

Cantidad de artículos:
2

Adviento 2018

Cantidad de artículos:
1

Tiempo de Cuaresma

Cantidad de artículos:
2

Tiempo Ordinario

Cantidad de artículos:
1

Tiempo Pascual

Cantidad de artículos:
4

Tiempo de Semana Santa

Cantidad de artículos:
15

Textos para Reflexionar en Semana Santa

Cantidad de artículos:
8

Festividades

Cantidad de artículos:
0

Cristo Rey

Cantidad de artículos:
8

Festividades Marianas

Cantidad de artículos:
6

Santísima Virgen de Guadalupe

Cantidad de artículos:
2

Legales

Cantidad de artículos:
1

Documentos

Cantidad de artículos:
0

Papa Francisco

Cantidad de artículos:
0

Videos Papa Francisco

Cantidad de artículos:
12